Entrevista a Jorge García Ozono-Barcelona

Entrevista a Jorge Garcia de OzonoBarcelona en la sección “entre l’oci i el negoci” de TELETAXI TV 

 

El peligro letal de la contaminación

Por primera vez, un estudio realizado en la ciudad de Barcelona, demuestra que los dias con más contaminación de circulación, la cantidad de muertos aumenta un 6%.

Ver noticia

 

 

Entrevista al ozonoterapeuta Dr. Calunga

 El doctor Calunga, un reputado ozonoterapeuta cubano, explica como desde hace más de 20 años tratan en su clínica, más de 250 tipos de enfermedades con terapias de ozono.

Sigue la entrevista ofrecida a Canal 13 el pasado 31 de enero de 2010

Ozonoterapia cubana

Ozonoterapia cubana

 

 

 

 

 

Ver entrevista 

¿Te has preguntado alguna vez por qué casi no existen casos de cáncer de corazón?

como prevenir el cancer de corazon

Porque el corazón es el órgano más rico en oxígeno de todo el cuerpo. El cáncer no puede sobrevivir en ese escenario. Cuando una célula no tiene suficiente oxígeno, o es incapaz de utilizar oxígeno para generar energía, comienza a utilizar azúcar como combustible, pasando de funcionar en modo aeróbico a operar en modo anaeróbico. Es el inicio del cáncer.

El 1931 Otto Warburg director del instituto Max Planck de Berlin, ganó el premio Nobel tras descubrir que una carencia de oxigeno a nivel celular, constituía la condición clave para el desarrollo del cáncer, y se ha observado que en los tumores, la presión parcial de oxigeno, es muy inferior a la analizada en tejidos normales, por lo que podemos decir que los tratamientos con ozono poseen un efecto inhibidor metabólico sobre el crecimiento de los tumores.

Las células sanas, al contrario que las células cancerígenas, poseen 4 enzimas que las protegen de la oxidación (glutatión reductasa, glutatión peroxidasa, súper óxido dismutasa y catalasa), lo que deja a los tumores vulnerables a la acción oxidante del ozono. Lo mismo le ocurre a los virus, bacterias y parásitos, que tampoco cuentan con el escudo protector de las células sanas.

El dolor, en muchas ocasiones, no es más que la carencia o disminución del oxigeno en los tejidos, por lo que la aplicación del ozono conlleva también una notable disminución del dolor y de la inflamación de los tejidos que rodean las articulaciones, todo ello provocado por el aporte de oxigeno a la célula.

Su aplicación tópica es ideal para combatir patologías de la piel tales como: hongos, fistulas, dermatitis, herpes simple y labial, psoriasis, acné, eczemas, rosácea, quemaduras, golpes de sol, ulceras de pie diabético, artritis y artrosis.

Ya durante la primera guerra mundial, un doctor alemán, Hans Wolf cosechó grandes éxitos entre sus pacientes gracias a la aplicación del ozono para desinfectar heridas de guerra y en dolencias tan diversas como la gangrena, quemaduras o la gripe común.