¿Te has preguntado alguna vez por qué casi no existen casos de cáncer de corazón?

como prevenir el cancer de corazon

Porque el corazón es el órgano más rico en oxígeno de todo el cuerpo. El cáncer no puede sobrevivir en ese escenario. Cuando una célula no tiene suficiente oxígeno, o es incapaz de utilizar oxígeno para generar energía, comienza a utilizar azúcar como combustible, pasando de funcionar en modo aeróbico a operar en modo anaeróbico. Es el inicio del cáncer.

El 1931 Otto Warburg director del instituto Max Planck de Berlin, ganó el premio Nobel tras descubrir que una carencia de oxigeno a nivel celular, constituía la condición clave para el desarrollo del cáncer, y se ha observado que en los tumores, la presión parcial de oxigeno, es muy inferior a la analizada en tejidos normales, por lo que podemos decir que los tratamientos con ozono poseen un efecto inhibidor metabólico sobre el crecimiento de los tumores.

Las células sanas, al contrario que las células cancerígenas, poseen 4 enzimas que las protegen de la oxidación (glutatión reductasa, glutatión peroxidasa, súper óxido dismutasa y catalasa), lo que deja a los tumores vulnerables a la acción oxidante del ozono. Lo mismo le ocurre a los virus, bacterias y parásitos, que tampoco cuentan con el escudo protector de las células sanas.

El dolor, en muchas ocasiones, no es más que la carencia o disminución del oxigeno en los tejidos, por lo que la aplicación del ozono conlleva también una notable disminución del dolor y de la inflamación de los tejidos que rodean las articulaciones, todo ello provocado por el aporte de oxigeno a la célula.

Su aplicación tópica es ideal para combatir patologías de la piel tales como: hongos, fistulas, dermatitis, herpes simple y labial, psoriasis, acné, eczemas, rosácea, quemaduras, golpes de sol, ulceras de pie diabético, artritis y artrosis.

Ya durante la primera guerra mundial, un doctor alemán, Hans Wolf cosechó grandes éxitos entre sus pacientes gracias a la aplicación del ozono para desinfectar heridas de guerra y en dolencias tan diversas como la gangrena, quemaduras o la gripe común.

Agua ozonizada

Una de las personas que ha estudiado e investigado más durante los últimos 30 años el origen de las enfermedades degenerativas y avalado más el uso del ozono como terapia para curar infinidad de afecciones y enfermedades ha sido la doctora Clark.
Basándonos en los estudios anteriormente enunciados y abalados por infinidad de Ozonoterapeutas de nuestro país, el agua ozonizada depura y oxigena la sangre a la vez que limpia el tracto digestivo de patógenos y tóxicos por lo que podemos afirmar que a todos nos beneficia beber diariamente agua ozonizada y además aumenta la energía vital dado que el cuerpo necesita oxígeno para producir energía y beber agua ozonizada estimula el metabolismo (por esta razón no se recomienda beber agua ozonizada después de las 9 de la noche, ya que podríamos despertarnos por la noche con sensación de calor).

Desinfección de agua y aire

Se recomienda beber cada día cómo mínimo un par de vasos de aigua (ozonizada almenos unos 5 minutos) y sobretodo con el estomago vacío (por ejemplo al levantarse por la mañana) y no ingerir alimento ni suplementos nutricionales hasta 10 o 20 minutos después. No se recomienda beber agua ozonizada después de las 9 de la noche.
 

Para que el oxigeno llegue a las células es imprescindible que la dieta contenga suficientes antioxidantes. Los mejores suplementos antioxidantes son la vitamina C orgánica, recomendando el escaramujo, fruta de la rosa silvestre y el aceite de Krill que contiene muchos y poderosos nutrientes como ácidos grasos omega-3, fosfolípidos, antioxidantes, vitaminas, flavonoides, etc que hacen de él un aceite de notables propiedades terapéuticas. De hecho es el único aceite marino que combina ácidos grasos omega-3, fosfolípidos y antioxidantes, tres sustancias fundamentales para que el organismo humano pueda funcionar correctamente y mantener o recuperar la salud.

El agua ozonizada oxida metales, incluido el mercurio y los peligrosos PCBs que se encuentran en el interior del organismo, haciéndolos más solubles en agua y por tanto más fáciles de eliminar.

Desinfectar heridas con agua ozonizada, al contrario que el agua oxigenada, no escuece y desinfecta en profundidad.